title-blog

grafia2

Iconos

¡YO ELIJO VOTAR EN BLANCO!

Estas son reflexiones e ideas sueltas que he tenido por estos días, quizás me ayuden a entender un poco lo que pasa a mi alrededor y las quiero compartir con ustedes.
 
TENEMOS LA CURA
 
No se puede curar a un enfermo que no quiere ser curado. Estamos ciegos por el odio y el miedo, eso lo sabemos, y no hacemos nada. El gran pago que debe asumir Colombia es el perdón. No sabemos perdonar, perdonamos llenos de odio. Qué fáciles somos para la venganza. Que fácil recordamos aquello que nos hace mal, que fácil olvidamos el bien. Yo he vivido la violencia en carne propia, por eso tal vez nos hemos acostumbrado a la muerte, que alguien mate a otro se nos volvió paisaje. Yo sigo creyendo que esa realidad puede cambiar. Yo creía que no había destino distinto a vernos morir. Ahora creo que el amor y el respeto pueden cambiarlo todo. Transformarlo positivamente. Sé que ustedes también lo creen pero no hacen nada para ello. Este es el momento del hacer, ninguna acción en pro del bien es perdida, puede que hoy no se vea, pero mañana o tal vez pasado logremos algo, vale la pena intentarlo.
 
Los políticos son nuestro reflejo. Los aceptamos, eso nos convierte en cómplices, nos convierte en ellos. Demostremos que no somos como ellos. Porque es muy cómoda la posición de echarle la culpa a otros. Si nosotros no hacemos nada ellos seguirán haciendo muy bien su trabajo que consiste en hacernos creer que nos sirven. Hay contadas excepciones. Recuerden, quienes elegimos somos nosotros. Pero es más fácil echarle la culpa al otro y ser indiferentes ante las situaciones. Es muy cómoda la posición de protesta. Para mí es mejor la propuesta que la protesta. Protesto proponiendo. Cuando yo trabaja en Comfama mi forma de pedir aumento era trabajar más y mejor, desarrollar mi trabajo y transformar mi espacio en el mejor lugar, eso la caja lo notó y pronto mi salario mejoró. La quejadera constante sin acción es simple baba perdida. Asumamos la responsabilidad que nos cupo en suerte, nosotros somos sujetos políticos, todos, nos guste o no. Ellos hacen con nosotros lo que quieren y mientras tanto nosotros a lo único que nos dedicamos es a protestar por Facebook, por Twitter, a hablar con el taxista, en conclusión, a no hacer nada. ¿Qué pasaría si votamos en blanco? Ya pasó en el congreso, protestamos y nos indignamos y volvieron a elegir a los mismos. Las redes no son suficientes, hay que movernos más, de lo contrario seguiremos igual. Nosotros tenemos la cura para nuestros males, pero no se puede curar a quien no quiere ser curado.
 
QUIEN SOY YO EN EL MUNDO
 
Miramos hacia afuera, hay que comenzar a mirar hacia adentro, adentro de nosotros, ¿cuál es mi posición frente al mundo? ¿Qué le voy a aportar a esta tierra? Sigamos echándole la culpa a los gobiernos y a las Farc o las Bacrim y verá como nos va. La culpa es nuestra. Nosotros que no denunciamos, que elegimos a los mismos, que nos quedamos callados, que sobornamos al guarda de tránsito, al policía, para después llamarlos corruptos, vemos la oportunidad de sacar provecho personal, lo hacemos y no nos importa. Nos dejamos meter la mentira que es mejor negocio ser malo que bueno. A mí me gusta creer que ser honesto es el mejor negocio que he hecho en mi vida. Tal vez por eso no protestamos con fuerza, porque puede que en el fondo pensemos que si estuviéramos en lugar de ellos haríamos lo mismo. Vemos normal la deshonestidad, la corrupción, el clientelismo, la falsedad, la mentira, el odio. Qué curioso, somos el pueblo más amable y querido, y con esa misma facilidad con que damos un abrazo o una sonrisa, podemos fácilmente matar a otro en un semáforo porque no nos dio la vía. ¿Por qué? Para mí eso no es normal. Saramago hablaba del respeto como concepto primordial de la civilización. Vemos las noticias y nos dejamos contagiar del miedo y el odio. Hay que aprender a ver lo que pasa sin dejarnos llevar por el odio. Respetar la vida del otro va más allá de no matarlo.
 
Si aún no creen que se puede cambiar, les hablo de La primavera árabe; ¿sabían que a partir de una iniciativa en Facebook se logró como resultado derrocar dos dictaduras en el medio oriente? Se fueron reuniendo musulmanes, cristianos, niños, viejos, todo el mundo. Incluso los jóvenes cristianos hicieron una barrera humana para cuidar a los musulmanes y así estos pudieran hacer su oración diaria. ¡Quiero creer que si se puede! El amor y el respeto por el otro están por encima de todo. Somos seres de amor, el universo nos invita a ser más amorosos. ¡Créalo!
 
MI APORTE
 
A través del voto digo lo que pienso; que al no haber una opción clara, ni distinta, el camino es volver a barajar las cartas y tirarlas de nuevo. Hay un libro muy hermoso de José Saramago que se llama “Ensayo sobre la lucidez”. La gente decide votar en blanco y pasan cosas increíbles. Ahora bien, votar en blanco no es suficiente, podemos ayudar a transformar desde nuestra diario vivir. Trate de pasar un día sin hablar mal de alguien o insultar, ceda el paso, trate bien a su familia, no responda el insulto con insulto, no nos desgastemos en eso, respetemos las opiniones de los demás, nuestro trabajo hagámoslo con pasión, piense que usted está cambiando el mundo, su mundo, que está haciendo algo positivo por otros. Haga esto día a día, como aquel alcohólico que se está desintoxicando, debemos desintoxicarnos del odio que nos han inyectado. Con paciencia, no es fácil pero verá los resultados. No espere que otros lo hagan, no se desespere si los otros no lo hacen, violentos, asesinos, ladrones, habrá siempre, hágalo usted por usted. Paso a paso. Le aseguro que su vida cambiará y así su entorno. Transformemos nuestro pequeño espacio, hagámoslo un lugar mejor. Me niego a creer que no hay otra opción a esta pasiva que tenemos. En nuestra vida pasa lo que nosotros queremos que pase. Sí se puede, Gandhi, Mandela y muchos otros lo han hecho, pero no lo hicieron solos, simplemente empezaron y todo empezó a cambiar. Gandhi inicio la marcha de la sal solo y se fueron uniendo todos. ¿Saben cuánta gente terminó en la marcha? Búsquelo en Google, así también encontrará otras historias interesantes e inspiradoras que podemos replicar. Hagamos que su ejemplo no sea solo para poner sus frases en las redes sociales o para hacer películas. Ellos eligieron el amor y el respeto como opción, eligieron hacer algo para transformar su mundo. La vida se nos va en elegir todo el tiempo, aprendamos a hacerlo bien. Yo elijo si este político me representa, yo elijo estar con esta pareja o solo, yo elijo si contesto la agresión con agresión, yo elijo sufrir, yo elijo si quiero tener un hijo, yo elijo disfrutar el trabajo que tengo o amargarme la vida. Yo elijo, por ejemplo, votar en blanco.
 
¡Ahí perdonan!
 
¡Un abrazo!