Del Humor y otros demonios

Ofrezco perdón a mi familia por revelar intimidades y por revivir un dolor que ya tal vez haya sido olvidado. Además leerán cosas que ni ellos saben. Lo hago porque necesito exorcizar el dolor, promover la paz y solo tengo dos formas de hacerlo; a través del humor y escribiendo. Esta vez elegí la segunda.
Leer más: Del Humor y otros demonios

PERDIENDO POR GOLEADA

Soy hincha del Medellín por muchas razones, pero la principal es por herencia, es decir, mi papá desde chiquito me enseñó el gusto por el fútbol y por ende por el Medellín. Así creo que le pasa a muchos fanáticos del futbol, no escogen su equipo, sino que lo heredan. Mi papá, me cuenta que cuando era pequeño me llevaba al estadio yo con la pasión y la energía del niño gritaba: ¡Sosa, Sosa, Sosa! En esa época en el Medellín jugaba el Rambo Sosa, un delantero argentino de pelo largo que lo hacía parecer al personaje de Hollywood. No recuerdo nada de eso, pero con solo ver el brillo en los ojos de mi papá cuando me cuenta la historia una y otra vez, el recuerdo existe como si fuera ayer.
Leer más: PERDIENDO POR GOLEADA

¡ME NIEGO A SER PLAY!

Últimamente me he sentido muy perdido, me siento como un viejito pasado de moda con algunos que se creen de mejor familia que no dicen vínculo, dicen Link; no están libres, están free; no están ocupados sino busy; no están deprimidos, están down; no están trabajando sino working; no tienen catálogo sino brochure; no están de compras sino de shoping; no tienen entrenador sino Coaching; no envían una tarjeta virtual sino una E-card, y demás que no  van al baño sino que shit.
Leer más: ¡ME NIEGO A SER PLAY!

EL CHISTE

Soy sólo un chiste. No tengo nombre porque los chistes carecemos de nombre, aunque algunos otros chistes tengan apodos como “el del perro que se cae”, o “la señora y el vecino”: yo ni siquiera tengo apodo. Creo que soy un buen chiste, pues cuando alguno me cuenta todos ríen. Pero tengo un defecto: soy muy largo. A veces cuando el que me cuenta va en la mitad de mí los otros se aburren y nadie ríe. Mi primo, El chiste corto, me dice que no me preocupe, que el que es bueno es bueno. Sin embargo, me parece una mirada muy superficial de mi problema, teniendo en cuenta de quien viene el consejo.
Leer más: EL CHISTE